Homem: Que tal, que che pareceu o concerto?
Amiga: ¡COMO DIOS! ¡YA NO PARECÉIS MARICONES!!!